Enhorabuena por tu traje «Salvavidas»

traje_salvavidasViendo uno de tantos documentales sobre supervivencia y comprobando semana a semana el estado de uso en los trajes (fundamentalmente de caballero) que pasan por mis manos, me di cuenta de la relación que existe entre su penosa conservación y mantenimiento, con respecto a que esta prenda te pudiese llegar a salvar la vida.

En esos documentales, se dice que un objeto reflectante expuesto a la línea diagonal que ejercen los rayos del sol sobre él, emiten destellos que son visibles a distancias considerables y suficientes como para destacar y llamar la atención al ser vistas por los rescatadores…

Pues bien, mi felicitación y enhorabuena, porque como todo en la vida hay que tratar de ver la parte positiva de las cosas y en ese empeño andamos últimamente, a todos aquellos usuarios que piensan que la limpieza estropea sus trajes, o que atienden a leyendas urbanas completamente infundadas y carentes de todo sentido común, que evitan la limpieza de sus flamantes trajes, convirtiéndolos sin saberlo en trajes salvavidas o trajes espejo, debido a que si sumamos el uso, más, la suciedad, el cepillado, el planchado y la acción de intentar eliminar manchas de forma casera o siguiendo ciertos vídeos que pululan por la red, obtenemos el mejor proceso apara conseguir un tejido brillanteliso y afieltrado, que ni el mejor de los barnices o ceras lo conseguirían en las maderas más nobles y que además, por si no lo sabías, acelera el desgaste del tejido, lo que origina de una forma descaradamente prematura, la aparición de roturas y desgastes que luego, si llega el caso, son imputados a la tintorería.

Estimado/a lector/a, en esta vida de materiales tan diversos, TODOS son susceptibles a una determinada fase en su vida, EL DESGASTE, y preservarlo o retrasarlo depende de ti, y llegado el caso de DETERIORO el único responsable eres tú.

Continuando con la ironía, esta fea costumbre puede salvarte la vida en el hipotético caso en el que necesites ser localizado, pero también tiene su parte negativa y esta, quizás, no te haga tanta gracia.
Ahora hablemos de Higiene sí te parece, dejando atrás los términos estéticos del asunto.

Todo lo que nos rodea está aparentemente limpio, pero no es así. El verdadero motivo por el que cubrimos nuestros cuerpos es la protección, la protección al clima y a los daños exteriores que inciden en nuestro organismo, fundamentalmente los visibles, pero, ¿y los que no lo son tanto? Me refiero a aquellos que son microorganismos y que inciden directa e indirectamente en nuestra salud.

Miles y miles de agentes patógenos se unen constantemente a los tejidos que utilizamos a diario y van donde nosotros vayamos, y viven donde nosotros vivimos.

Esos amiguitos se aglutinan en el polvo, los sudores y las grasas corporales que se adhieren a los tejidos, que junto a determinadas temperaturas y grados de humedad tienen la mejor de las vidas, sin carencias y con todo lo necesario para vivir y multiplicarse.
Por eso la Higiene pasa de ser un mero echo estético a convertirse en la barrera que separa la salud de la enfermedad como asmas, alergias, gripes, catarros etc. Somos sus transportistas.

Si crees que no llevo razón o que exagero, hazme un favor, mira el interior del pantalón de tu traje, si, en la zona de la bragueta. ¿De color es?

Compartir este articulo ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
0Email this to someone
email
Print this page
Print

Dejar un comentario