Los productos milagro

El otro día, un cliente me comento que en un restaurante donde asistía a una comida, se mancho la ropa y en el establecimiento le ofrecieron un producto que le elimino la mancha.

El cliente quedó satisfecho y contento, lo que le animo a preguntarle al encargado del restaurante cual era ese producto tan fantástico que le había solucionado la papeleta, a lo que el responsable contesto orgulloso que ese producto tan maravilloso, lo utilizan para esos casos y para limpiar un sin fin de superficies del local.

Fue tanto y tan bueno el currículum del citado limpiador, que el cliente me lo aconsejo para que trabajara con el, cosa que no hice ni haré, ya que en mi profesión debes de saber de ante mano como serán los resultados, por eso nos dedicamos a este oficio de forma profesional y por muchas razones lógicas y técnicas, no veo para nada fiable trabajar con un producto que limpie la madera o el suelo de la misma forma que en una blusa de seda o un abrigo de Cachemir.

Esos resultados ocurren con éxito una de cada cien veces. En los noventa y nueve restantes, el resultado suele ser catastrófico, daños en el color de la prenda, deformaciones de los hilos etc. con el consiguiente disgusto para el cliente que esperaba solucionar el problema y lo único conseguido fue comprobar como su prenda sufrió un daño irreparable.

Para eliminar con éxito una mancha de cualquier tipo y que se utilice el mismo producto, es proporcional a la famosa “tormenta perfecta”, es decir, se tienen que dar una serie de coincidencias y circunstancias tales, que rara vez ocurre.

Cada mancha esta compuesta de diversas sustancias y cada fibra, tejido y tinte, se comporta de diferente manera, admitiendo o rechazando los productos que los pueden eliminar.

Hacer coincidir cualquier mancha en cualquier tipo de prenda, es poco menos que milagroso.

De ser así, se entendería que nuestro trabajo ya habría quedado obsoleto y nuestra profesión prácticamente extinguida.

Los clientes que habitualmente me comentan este tipo de cosas, se dan cuenta que esto no es ni tan fácil ni tan fiable como se les trata de hacer ver en las publicidades de esos productos.

Para tratar manchas no existe un producto “multiusos” como los de limpiezas para superficies.
Conozco casos en los que incluso se han llegado a emplear ese tipo de sustancias en la ropa, porque la ignorancia es la madre del atrevimiento, aunque son contados los casos en los que se pueden emplear.

La regla general es que lo que se utilice no sea dañino y que el resultado al menos no origine una perdida de uso a la prenda y tener presente que aquello que resultó en aquella prenda, puede no ser lo mejor para esa otra.

Los productos milagro, no existen.

Compartir este articulo ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
0Email this to someone
email
Print this page
Print

Dejar un comentario